domingo, 13 de febrero de 2011

Te morfaste las facturas


Te morfaste las facturas... 

Te morfaste las facturas que quedaban... 
Y dejaste, ademas, hecho apenas un bollo y a la vista
el papel blanco de panadería lleno de miguitas dulces en el tacho de la basura.

El papel,que no tuviste la vergüenza de esconder.
Y nos quedamos ahí, dejándonos golpear por los cachetazos furiosos de la sorpresa,
en el umbral de la calentura.
De esa calentura que ni siquiera se desahoga con las puteadas.

Seguimos buscando, igual, en el horno improbable,
en la heladera imposible, 
en la lunatica fantástica posibilidad de algún cajón de la mesada.
Desesperados por reírnos juntos de haberte culpado asi... mal.
¿Como te ibas a morfar las facturas?

y nada...

El papel gritándonos cada vez mas blanco desde el tacho en la nuca.
Hasta que uno de nosotros, cargó con agua la pava 
y todos nos sentamos a esperar los mates.

Recién entonces
nos convencimos de que habías resultado un garca, un cagador, un ortiva.

Te morfaste las facturas
y ahora sé que los grandes traidores no han muerto.
Viven entre nosotros agazapados, refugiados en las pequeñas ofensas.

Te morfaste las facturas
aunque nos digas que no, aunque nos mientas mil perdones y malos entendidos.
Consciente del acuerdo tácito de guardarlas para la tardecita con el mate

Te morfaste las facturas
y ahora sé que tu amistad,
lo que queda de ella,
vale dos con cincuenta surtidas en la panadería de aca a la vuelta.

Y pensar que todos hicimos fuerza por no atacarlas.
Que a todos nos hubiera gustado comer una más.
Que me manché los dedos con dulce de leche
cuando guardé el último vigilante en el papel blanco de panadería.
Que me chupe los dedos dulces y ásperos
cuando nos despediamos...

La puta que te pario.

Te morfaste las facturas.

La guardia hereje


1 comentario: