jueves, 24 de febrero de 2011

Potencial

"Nuestra vida es la manifestación de lo que sentimos, pensamos, decimos y hacemos. Y esos niveles, a su vez, pueden o no estar conectados con nuestro ser, con quienes somos. 

A menudo manifestamos no desde lo profundo de quienes somos, sino desde la creencia de que somos algo distinto, por lo común una imagen equivocada mucho más limitada que nuestra auténtica esencia. 

Potencialmente somos maravillosos, pero cuando no actuamos nuestro potencial, éste se frustra, queda en la nada de lo que “pudo haber sido”… pero no es. Y, también a menudo, sentimos, pensamos, decimos y obramos en direcciones diferentes. Luego, nos frustramos observando que llegamos a lugares adonde no queríamos llegar, no logramos lo que deseábamos lograr, atraemos lo que temíamos, nos es esquivo lo que perseguimos, reiteramos situaciones, escenarios, relaciones...

Observar lo que manifestamos (nuestra cotidianeidad, nuestras relaciones, nuestros resultados, etc.) es una buena guía para comprobar si estamos satisfechos. 

Cuando no lo estamos, conviene revisar el proceso de creación que estamos llevando a cabo. Pues hay una coherencia entre cómo y por dónde vamos, y adónde llegamos. 

Cuando llegamos a destinos de confusión, de tristeza, de enojo, de incertidumbre, es porque el proceso ha sido coherente con esos estados. Observar de este modo nos permite realizar los ajustes y cambios necesarios para alinearnos, primero con nuestro ser, y luego en los diversos niveles en que expresamos ese ser, para que nuestro punto de llegada, además de acorde a nuestro camino, resulte satisfactorio."

Pablo - Del muro de En el camino

No hay comentarios:

Publicar un comentario