martes, 1 de febrero de 2011

Cinema Verité


Anteojos negros de carey,
auriculares en la sien,
no me escucha, no me ve
y yo puedo observar tranquilo

la playa como un ajedrez,
el tipo del Mercedes Benz 
que está tirado ahí nomás, 
tiene una sola cosa en mente,
solo una chica tonta más bajo el sol,
como una propaganda de bronceador. 

El sabe como impresionar
caminando como Tarzán 
el es Eva y ella Adán
y yo estoy en cualquier planeta.

Presiento que algo va a pasar,
las plumas del pavo real 
oscurecen hasta el sol 
y él se siente rey de la selva. 
Ellos están con la máquina de mirar.
Justo en el paraíso para filmar. 

Yo puedo compaginar 
la inocencia con la piel.
Yo puedo compaginar.

Yo nací para mirar 
lo que pocos quieren ver.
Yo nací para mirar. 

Ahora él le ofrece una manzana.
Ahora le insiste de probar.
Ahora estimula sus membranas por la hot line.
En escenarios solitarios 
la gente se habla un poco más 
y hasta dos pobres millonarios se pueden encontrar. 

Cayeron los auriculares 
y los anteojos de carey.
La luna baja los telones
es de noche otra vez.

Serú Girán

1 comentario:

  1. Esta canciòn me quemo la cabeza tanto tiempo... "mientras miro las nuevas olas, yo ya soy parte del mar..."esa es tremenda, como a veces las cosas nuevas a veces te superan y la adaptacion cuesta..

    ResponderEliminar